@ agnasg

De artistas, intelectuales y habladores de pistoladas

20-11-2022 3:16 PM

Leo con fruición las primeras páginas del libro de Carlos Granés Delirio Americano. Llegué a él a través del artículo de Sergio Ramirez, publicado en casi todos los periódicos de la región, “La historia como delirio“. Invención de América Latina, Ariel, el Libertador, Calibán, orden institucional contra dictadura, que si fuiste tú, que si fui yo, nosotros somos mejores pero a nuestra manera, etc. Estas lecturas despiertan fibras en mis recuerdos que había olvidado que tenía. Los procesos que hemos vivido los últimos 20 años, los resultados desconsoladores, o simplemente el hastío me han hecho relegar todo aquéllo a la gaveta de cosas importantes que trato de no abrir nunca. Pero esa tesis de Ariel y Calibán, latinoamérica ilustre, educada y motivada por las artes que iluminan y alimentan el espíritu mientras el norte saqueador como los vikingos hace de las suyas; por más que sea cierta nunca me ha simpatizado. Porque es una historia triste. ¿Y quién quiere saber de historias tristes? ¿quién quiere saber de otra historia con un final triste? Recuerdo cuando en la casa teníamos un solo televisor, yo quería ver Flores para Algernon (Charlie) y mi papá quería ver por n-ésima vez Bonanza. “Esa es una historia triste, ¿quién quiere ver historias tristes?” me dijo. Y es cierto. Por lo demás, estas historias a veces me resultan tan pesadas como leer sobre la tesis de Søren Kierkegaard sobre cristianismo y ética. No por favor, con Nietzsche tengo suficiente.

No descarto, sin embargo, leer completamente, meticulosamente a Granés, y, cómo se llama, sí, su Delirio Americano. Yo no sé si él sabe cómo nos cae de pesado a nosotros los venezolanos, a nosotros los latinoamericanos, esos ejercicios intelectuales, esa sapiencia inútil, toda esa arrogancia estéril. ¡Mira!, nosotros teníamos tantos intelectuales, gente ilustrada, gente inteligente y astuta: mira lo que nos pasó. Latinoamerica sigue en lo mismo, es decir, ignorante, y seguimos cavando el pozo.

¿Algún comentario? Escriba ahora o calle para siempre.
El comentario debe ser aprobado antes de que sea publicado