@ agnasg

De trabajar freelance

01-08-2014 11:03 AM

Hay gente que piensa que al dejar su trabajo y dedicarse al freelancing, va a tener más tiempo, y va a ganar más dinero. Se equivocan. Tengo algunas ecuaciones para definir la vida del freelancer. Freelance = libertad. Freelance ≠ Más tiempo disponible para el ocio o para los hobbies. No hay beneficios adicionales, la recompensa del trabajo sigue siendo más trabajo. Tomar la decisión de convertirse en un trabajador freelance se debe hacer por sólidos motivos, no solamente para tener más tiempo, o porque  sea más fácil. No hay trabajo fácil. Todos los trabajos son difíciles. Freelance = libertad porque tú decides sin influencias externas. El resto es igual a cualquier trabajo. Pero no hay horario, limite, control ni supervisión, es decir, hay más libertad.

Hay un impacto en tu vida social porque hay personas que reaccionan negativamente a los que trabajan freelance. Esto puede deberse a múltiples motivos, incluyendo la envidia. ¿Trabajar en casa sin supervisión? Eso es socialmente sospechoso. La vida de freelance no es para todo el mundo, es decir, puede ser negativa para ciertas personas que requieren vida social activa, hablar mientras se toma café etc.. En ciertas ciudades hay espacios para los freelance donde pueden trabajar acompañados. Hay quienes no pueden trabajar solos. Usualmente son las personas que tienen problemas con la soledad. Identificar el problema de eso es la primera parte de llegar a la solución, por ejemplo, son personas que no se aceptan a si mismas, no se soportan, o encuentran aburridos sus pensamientos. Pobres almas, pobres de espíritu.

El trabajo es trabajo, pero es diferente al mismo tiempo.  Es como en una economía de pleno empleo: tu empleador sabe que tú puedes renunciar de inmediato al primer problema, pero tú sabes igualmente que él puede buscarse  a otro con rapidez. Pero hay detalles. Detalles que un novato desconoce. En especial para los freelance programadores. Un empleador novato puede quedar atrapado una y otra vez con malos programadores, e igualmente un programador puede ser estafado una y otra vez por empleadores que han hecho de la estafa un estilo de vida. Es con el tiempo que se descubre cómo identificar a alguien que trata de sacar un beneficio deshonesto de la relación empleador-freelance. Por ello los novatos tienen tantos problemas o desertan al poco tiempo.

Los empleadores te tratan con una desconfianza total porque no saben si eres competente o no. Hay que venderse en cierta forma para disipar las dudas. La pregunta es porqué hay tantos freelance mediocres y la explicación es simple. Los mejores freelance eventualmente son contratados en forma fija por las agencias que se dedican a bodyshopping. Así, en el mercado solo quedan los mediocres y a los que les gusta mantenerse free dentro del mercado freelance, que usualmente son pocos.  Por eso un empleador se sorprende al conseguir un freelance de calidad trabajando solo. Al parecer eso eso es raro. Hay empleadores que prefieren a gente de la India porque son baratos, otros huyen de ellos como si contagiaran el ébola. Son tantos que recientemente un cliente me confesó que yo era el primer programador no indio que contrataba. Un proyecto recibe ~15 propuestas en los primeros 15 minutos. 12 son normalmente de la India, 1 de algún país del este de Europa, Rumania por ejemplo, 1 de Vietnam, China o Taiwan, y otro de algún otro país, nunca del llamado primer mundo.

Lo que más me gusta de trabajar freelance es que todos los días conoces gente diferente. Inclusive en una ventana de chat se puede ver y palpar  la personalidad de la gente. He conocido gente de casi cualquier país. USA, Canadá, UK, Vietnam, Singapour, Grecia, India, Egipto, Israel. He conocido la gente más honesta del mundo, y a la gente más tramposa igualmente. Pero todas son personas con un objetivo y es fascinante cómo tratan de lograrlo. A veces de una forma genial y maravillosa, a veces de una forma patética y triste.

Los empleadores que vienen al mercado freelance son de diversa índole, normalmente buscando personal barato. Algunos son bien irrespetuosos pues pretenden pagar $200 por una instalación del módulo de Finanzas de Sap, mientras que Deloitte hace lo mismo por $200.000. Otros entienden que los freelancers son humanos y que algunas veces comen y tienen familia. Inclusive hay empleadores que subcontratan el trabajo por el que les paga la compañía donde trabajan. Alguna vez un empleador me ha confesado que su jefe no debe enterarse, como si yo estuviera al tanto de dónde trabaja o quién es su jefe.  En el mercado freelance se ven cosas muy raras. Por ejemplo gente que busca a alguien que les haga una red social con todas las características de facebook, y el rango de precio es $30-$250, y  debe estar lista en una semana sin excepción. Siempre estoy tentado de preguntar si se trata de un chiste, pero no lo hago porque conozco la respuesta. No. Es en serio.

Yo no tengo nada en contra de la gente que trabaja en un empleo, 9am-5pm, en una oficina que está a media hora de tráfico de su hogar. De hecho, pasé 21 años de mi vida trabajando de esa forma. Pero a veces siento compasión y hasta vergüenza por la felicidad que obtengo de mi trabajo. Hace años trabajé en una empresa de venta de software y servicios profesionales, yo era el vendedor en mi país, y mi jefe que viajaba por toda latinoamérica tenia a dos ingenieros en su staff. A veces me acuerdo de ellos y deseo de todo corazón, deseo que de alguna forma milagrosa hayan logrado escapar de ese trabajo. Sí, ciertamente la esclavitud está abolida, pero he visto esclavos muchas veces en mi vida, y particularmente los recuerdo a ellos como el mejor ejemplo.

Hace años le pregunté a un amigo cómo era trabajar en el IVIC (Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas). Tardó 3 horas en darme una pormenorizada explicación. Le dije que con un “Es bueno” hubiera sido suficiente. Yo puedo pasar 3 horas explicando cómo es trabajar como freelancer. Y lo puedo decir también rápidamente: “Es como esas películas en las que el personaje vive un mismo día una y otra vez. Siempre es lo mismo, pero diferente al mismo tiempo. Todos te ven como si fuera la primera vez que te ven, y tú lo único que les devuelves es una sonrisa.”