@ agnasg

Nadie conoce la palabra extrínseco pero todos viven atados a ella

26-09-2013 5:50 AM

Las personas con alguna cultura, o con la preocupación de ampliar su vocabulario más allá de las 200 palabras que utiliza el 99% de la población mundial, conocen la palabra intrínseco: la naturaleza del hecho o cosa en sí, sin tomar en cuenta el entorno o sus relaciones con el entorno. Pero también existe la palabra extrínseco: no hay sorpresas aquí, es lo inverso: lo que no forma parte de la cosa o hecho, y sus relaciones con el entorno. Qué cosas son intrínsecas y qué cosas son extrínsecas en nuestra conducta es un tema de un libro pero lo puedo resumir en una frase demoledora: renegamos de nuestra dependencia a lo extrínseco pero nuestra conducta se basa en esa dependencia. Si removemos todo lo extrínseco en la mayoría de las personas no nos queda nada o poco. Y no hay nada de malo o reprochable en ello, somos seres medianamente gregarios y nos movemos según se mueve la colmena: desde muy temprano sabemos qué se espera de nosotros y las consecuencias de no cumplir las expectativas. Por ello, vivimos atados a la colmena esperando la recompensa. Vana ilusión por supuesto, porque no hay recompensa, el premio por nuestra mansedumbre es el permiso para continuar formando parte de la colmena. Y los que, como yo, decimos gracias, pero prefiero seguir mi propio camino viviendo la vida basado en lo intrínseco (si me permiten la licencia) somos catalogados como soñadores, ilusos o locos. Risible por supuesto, fuera de la colmena esas palabras son títulos de nobleza.