@ agnasg

Probando la ley de Murphy

19-04-2012 5:13 PM

La ley de Murphy dice que aquéllo que puede salir mal, saldrá mal. Es una ley salvaje, cruda, cruel y fría… como lo son todas las leyes. Si se nos cae la rodaja de pan con mantequilla, caerá al piso con la mantequilla hacia abajo. Si se nos cae una herramienta cuando trabajamos mecánica en el carro, ésta caerá en un sitio en el centro del vehículo prácticamente inalcanzable. Y así sucesivamente.

Una mudanza es una oportunidad de lujo para probar la ley de Murphy. Las mudanzas son una pesadilla logística. Embalar cajas, organizar contenidos de forma tal que puedan ser conseguidos posteriormente con facilidad. Solicitar los permisos para la mudanza, contratar el camión, que llegue a tiempo el camión, etc., etc., etc.. Acabo de terminar una mudanza total que incluyó vivienda y oficina y puedo dar fe que la ley de Murphy se cumplió de maravilla, en todos y cada uno de sus enunciados, incluyendo corolarios, y coletillas. ¿Por ejemplo? Luego de 6 meses se me presentó un terrible dolor de cabeza (seguramente debido a todos los problemas) No conseguí las aspirinas y tuve que esperar hasta el día siguiente para comprarlas. El nuevo sitio tiene problemas de conectividad de internet. Y la compañía proveedora del servicio no responde o me brinda un desconsolador “Le invitamos a comunicarse con nosotros más tarde”. Mi equipo de computación no encendió (otra de las razones que generó el dolor de cabeza). 12 horas después se me ocurrió, descubrí, que el cable de poder estaba defectuoso. No encontré el reemplazo así que tuve que comprar uno nuevo. Varias horas después, cuando buscaba otra cosa, encontré el bendito cable de poder de reemplazo que buscaba. Y no sigo enumerando ejemplos porque este post se está poniendo demasiado depresivo, como la ley de Murphy…