@ agnasg

Realidades alternativas

03-08-2003 3:59 PM

Estaba leyendo estos comentarios (leyéndolos, no necesariamente entendiéndolos…)
y por mi mente cruzaban varias ideas sobre realidades alternativas, y sus posibles causales.
Creo que ya sobre el Quantum Leap y sus posibilidades se ha hablado y escrito lo suficiente,
y no es mi idea gastar más bits en lo mismo, así que lo que realmente estoy buscando son otras
posibilidades.

  • Quantum leap, una perturbación fisica, basada en las consecuencias
    de la teoria quántica, y quizás alguna exageración de ciertas propiedades de la ley de la
    relatividad. Vamos a colocarlo aqui, pero como ha quedado dicho, no es una posibilidad que
    quiera yo explorar en este momento (ni en cualquier otro momento, creo yo).
  • Psicoperturbación, esta podría ser mi favorita, y la voy a explorar aqui profusamente.
    Los psíquicos pueden ver el futuro, ¿qué pasa si le hablan de él a alguien que se vea
    afectado por ese futuro? ¿qué pasa si esta persona cambia sus acciones y altera el futuro?
    Ya ese futuro dejó de existir y cambiamos de universo. Vivimos en un universo donde un
    psíquico interviene cambiando las acciones de alguien. ¿Éste es un universo paralelo?
    Definitivamente. ¿Realmente el universo donde el psíquico no interviene existe?
    No, pues el hecho es que el psíquico habló, qué hubiese pasado si no hubiese hablado
    sería una especulación, y de lo que se trata es de la realidad no nuestras suposiciones
    sobre lo que no ha sucedido.
  • Viaje en el tiempo. Ya Terminator y el más famoso
    capítulo de Star Trek exploran esta posibilidad. Pero es que yo creo que no es una
    posibilidad. O al menos la más inplausible de las posibilidades. O la que me me resulta
    más odiosa por improbable.
  • Wilie el Coyote y el Correcaminos.
    No se rían, hablo en serio. Wilie puede comprar una catapulta que dispara rocas de
    media tonelada de peso, pero ¿no puede comprar un pavo horneado, una perdiz ter
    midor,
    o un su defecto, un correcaminos a la brasa? Este es un universo anómalo, pervertido, o
    más precisamente, retorcido. El orden de cosas está trastocado, pero conserva ciertas
    reglas del mundo real: por ejemplo, la gravedad funciona perfectamente, pero puedes
    sobrevivir a una caida de 500 metros. No el tipo de ideas que quisiera desarrollar,
    pero la tendremos presente, porque ofrece interesantes posibilidades.
  • La mágia blanca. Interesante, algunos hechizos, pociones y conjuros pueden producir
    efectos realmente entretenidos, pero ofrece dificultades difíciles de manejar, y terminan
    produciendo ese tipo de situaciones en la que a falta de una mejor solución, solo se nos
    ocurre algo que la mayoría de la gente cataloga como truculento o falto de imaginación.
    El problema con la mágia es que casi es invencible, pero en todo universo siempre debe
    haber un equilibrio, no debe haber absolutos. ¿Cómo es que el mago Aihleghot puede invocar
    un rayo que cae del cielo con un poder de 500 megavatios, y unas gotas del rocio matutino
    lo destruyen? Inserte cualquier explicación aqui, y sea honesto consigo cuando la releea.
    Nunca se sentirá complacido.
  • Un extraterrestre en casa. ¿Qué misteriosos
    derroteros pueden realizar las civilizaciones extraterrestres, con una historia
    totalmente distinta, una biología y una evolución ramificandose en encrucijadas
    infinitas pero totalmente diferentes a las del mundo que conocemos? Inimaginable.
    Supongamos por un momento un ET con un artefacto o una habilidad de ensayar varios mañanas,
    y escoger el que más le convenga. Y por alguna misteriosa contravención de la regla
    de la ciencia ficción tradicional, la memoria no solo del ET sino la memoria colectiva
    es persistente, esto es, todos los que participan en el ensayo recuerdan los distintos
    mañanas alternativos. Toda la humanidad deberá depender de los caprichos de un molesto
    ET en casa, sobretodo si su escogencia no es la que democráticamente los humanos hubiesen
    escogido..
    .

El problema con estas listas es que uno se divierte haciéndolas,
pero después, el proceso de escogencia de la mejor opción siempre es una arbitrariedad.
Ya en algún sitio he desarrollado el tema de las listas, y sigo
sin fijar una posición al respecto. Los académicos suelen hacer una ponderación asignándole
pesos a las opciones, y hay quienes las ordenan dependiendo de sus aspectos positivos y
negativos. Ahora me propongo descartar todas esas estrategias y escoger una utilizando
un tin marin de dos piringüé absolutamente cuestionable, y más afin con las teorias
del caos que con el raciocionio más elevado de la civilización occidental.
Habrá quienes supondrán que yo venía desarrollando todo este tema con una idea
preconcebida de hacia cuál opción me inclinaba más, es decir, que mi escogencia
era premeditada. A todos ellos les digo, que todas las decisiones que hacemos en el
curso y en el desarrollo de una tesis son premeditadas. Nadie llega a una conclusión
casual (excepto en aquellos casos de brillantez donde surge una idea innovadora
que conmueve los cimientos de la ciencia ficción).

Hermini se detuvo en la
puerta contemplando la estancia por primera vez. Alguna visión previa le había
enseñado de la manera ruda que debía estudiar detenidamente una habitación
desconocida antes de entrar. Había perdido el conocimiento al tener una
revelación particularmente violenta. No percibió nada, así que procedió
lentamente. La alfombra color café claro silenciaba sus pasos. Las paredes
repletas de libros ocultaban viejas paredes sin pintar. Varios escritorios
antiguamente elegantes sobrecargaban el salom, y una pequeña mesa al fondo
invitaba a ser investigada. Un libro abierto más o menos por la mitad, era una
tentación irresistible. No llegó a la mesa… se encontraba en la entrada de una casa,
en un suburbio densamente poblado, autobuses, peatones con caminar rápido, circulaban
por la acera a sus espaldas. El bullicio de una calle fuertemente transitada, per
o que
no correspondía a un sector especialmente comercial lo inundaba todo a su alrededor.
En su nuca las alarmas activadas por el terror le dió la certidumbre de que una vez más estaba
atrapado.

Así que quisiera detenerme por un rato en las posibilidades de
un paragnosta como creador de mundos sucedáneos. Un mundo donde alguien sabe algo más
que lo que sabemos todos. Pero no me refiero al conocimiento que se adquiere cuando
alguien te cuenta una confidencia, o algo que lees en un diario, o algo que oiste en
una conversación que no debías oir. Me refiero a un conocimiento imposible de adquirir
por medios naturales, normales o propios de este universo en el que vivimos.
Es, para explicarlo con un oxymoron, un conocimiento desconocido.