@ agnasg

Y todo lo demás son banalidades…

11-04-2014 8:30 AM

Con mucha sorpresa leo en mi diario personal lo siguiente:

(1513)

… Un dia agitado. Pero bien, lleno de ánimo, agradecido porque ahora, reflexionando sobre el tema de los muchachos que se hacen millonarios vendiendo juegos en el Apple store (me refiero a este artículo en newyorker.com), llego a la conclusión que no hay nada como mi humilde vida y que alguna belleza hay en ser un simple programador sin ningún rebullicio que soportar. Nadie sabe que existo, y hasta en eso hay algo extraordinario.

(1514)


A veces me sorprendo de lo hermosa y maravillosa que es la vida… no tengo ojos ni comprensión para asimilar su belleza…

Me refiero a esta noticia en el Newyorker. Claro, eso lo escribí el 4 de abril, el día en que mi vida se llenó de alegría hace 27 años con el nacimiento de mi hija. Pero, cómo asocio dos hechos tan dispares entre sí, es algo que ni una convención de psicólogos podrían explicar.  Muy en mis adentros, en las profundidades instintivas de mi especie, basta con traer vida a este planeta para que la alegría y la belleza renazcan, toda de una vez. Y todo lo demás son banalidades, y todo lo demás no tiene ninguna importancia. ¿Qué se puede comparar al amor maternal? ¿A la sonrisa de un hijo?